• Puente Ciudadano

Iluminando vidas, transformando realidades



Por Fe y Alegría El Salvador


Nuestra historia comenzó a principios de este año 2018, cuando en los meses de junio y julio, teníamos un sueño hecho realidad. Fue así, una vez seleccionados los cuatros jóvenes que viajarían a México, Fe y Alegría El Salvador inició el proceso de acompañamiento a las familias de origen de los estudiantes Josselyn Graciela Ramiréz Palma, Mario Adolfo Tejada Calderón, Ana Marjorie Martínez Mejía y Katya María Rivera Juárez. El acompañamiento consistió en dos grandes ejes: formación humana y espiritual de la familia de origen y acompañamiento legal (orientación legal de sus derechos y deberes, trámites de extranjería y migración de documentos, etc).


En la formación humana y espiritual de la familia de origen se realizaron encuentros donde se compartían los alimentos, la oración inicial, talleres (interdependencia padres e hijos, autoestima y desarrollo de habilidades para la vida en la familia, herramientas emocionales para fortalecer una situación en crisis emocional, desarrollo de potencialidades como hombre –Padre- como mujer –madre-. Además de entrevistas personales de conocimiento de cada padre, madre y jóvenes. Lo anterior fue a partir de una metodología de círculos de diálogo.


Al finalizar este proceso de formación se llevó a cabo una “celebración de envío”, como institución que reconoce los valores cristianos y humanos, creemos que cada joven es reconocido en su integridad como persona y tiene un propósito de vida. Con gestos y detalles se realizó esta celebración en la que los estudiantes recibieron los signos de manos de sus padres: una camiseta, una luz y la bandera de El Salvador, que les hacía recordar sus orígenes y la intención de salir de su país, pero regresar a ser transformadores de las realidades de su comunidad, barrio, familia.


En el acompañamiento legal se orientó en todo lo realcionado a estos procesos y nos acompañó la licenciada María Mira (abogada y notaria). El equipo interdisciplianrio de Fe y Alegría hizo todo el esfuerzo para que cada padre y madre sintiera la seguridad de que sus hijos(as) estaban en buenas manos y era una oportunidad de crecimiento espiritual, humano y profesional.


No obstante, esta tarea continúa cada dos meses con las familias de origen para llevar el proceso de acompañamiento, actualmente se diseña el Plan de Formación II Fase.

40 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo